Pulse aquí para volver a la home de Danosa

IMPERMEABILIZACIÓN, AISLAMIENTO TÉRMICO Y ACÚSTICO

PARA EDIFICACIÓN Y OBRA CIVIL

 
 
 
 12-11-2015  
  Danopren prácticamente no absorbe agua y presenta una gran resistencia a la compresión

Con la bajada de las temperaturas ha dado comienzo la campaña de termo. En España, más de la mitad de los edificios no cuenta con la protección térmica adecuada y, precisamente, son las viviendas las que consumen alrededor de un 20% de la energía total del país, por lo que son auténticas “depredadoras de energía”. Con el objetivo de paliar este problema Danosa, especialista en soluciones integrales para la construcción sostenible, fabrica y comercializa Danopren, paneles rígidos de poliestireno extruido (XPS), un material aislante. El XPS tiene unas propiedades especiales que lo han convertido en el elemento más eficaz a la hora de conseguir un aislamiento térmico idóneo. No sólo tiene una gran durabilidad, sino que prácticamente no absorbe agua y cuenta con una gran resistencia a la compresión. De ahí que sea uno de los materiales más empleados en materia de aislamiento térmico.
En solo dos años Danosa se ha convertido en un referente en la fabricación de productos para el aislamiento térmico. En 2014 adquirió la fábrica de XPS Eurofoam Portugal, convirtiéndose así en fabricante y hace apenas unos meses se hizo con la planta que la multinacional BASF tenía en Tudela, Navarra, elevando su producción de XPS en 375.000 m³ al año.
Un solo material, múltiples beneficios
La reducción de la factura energética es una gran ventaja de este producto, aunque no la única. También ayuda a disminuir las emisiones de gases con efecto invernadero, reduce el riesgo de condensaciones, evitando así las humedades y añade valor al edificio. En este sentido, cuánto mejor esté aislada una casa, más energía se puede ahorrar y eso contribuye a la mejora del medio ambiente.
Danosa se adapta a todas las condiciones climatológicas, y ofrece placas de XPS con una amplia gama de espesores, pensados especialmente para países en los que existen diferentes normativas según su clima.
Además, tiene una gran variedad de aplicaciones, con casi cuarenta referencias que permiten cubrir todas las necesidades de aislamiento: fachadas, muros, ventanas, cubiertas, suelos, techos, tabiques e intervenciones de rehabilitación de edificios.En este contexto, desde octubre de 2006, en España es obligatorio aislar los edificios existentes cuando haya modificaciones, reformas o rehabilitaciones que afecten a más del 25% del total de los cerramientos de un edificio que cuente con una superficie útil superior a 1.000 metros. De hecho, entre el 25% y el 30% de nuestras necesidades de calefacción son debidas a las pérdidas de calor que se originan en las ventanas.